pizca de salUna pizca de sal

En los últimos años parece ser que el uso de la sal en la alimentación ha estado desaconsejado, incluso su consumo parece que para muchas personas está visto como algo nocivo para la salud.

En realidad existen efectos negativos derivados del consumo de sal, pero generalmente van ligados a una cantidad excesiva o el uso de sal de mala calidad, combinado con un exceso de alimentos de origen animal.

La pregunta es, ¿qué cantidad de sal debemos consumir a diario?

Debemos tener en cuenta que una parte de la sal diaria que se ingiere está ”oculta” i proviene del pan de harina refinada, las patatas fritas y especialmente de lo que se llama fast food.
Cada persona tiene una capacidad diferente de digerir la sal; es difícil precisar una cantidad exacta (podría estar en una cucharadita diaria para todas las cocciones en el día). El consejo sería que utilicemos la sal con moderación y siempre durante las cocciones, NUNCA EN CRUDO. Muchas personas cocinan sin sal o con muy poca cantidad y luego ponen el salero en la mesa para que la familia se añada la cantidad que quiera. Esta es la forma más nociva de consumirla.

La sal, por evaporación (sal marina integral) contiene:

  • 78% de cloruro sódico.
  • 11% de cloruro de magnesio.
  • Yodo
  • Sulfatos de magnesio y calcio
  • Bromuros y carbonatos de calcio.
  • Oligoelementos. Todos ellos son muy importantes para el buen funcionamiento del organismo.
  • Por contra, las sales de las minas terrestres contienen:
  • 98% de cloruro sódico
  • Otros.

Veamos ahora algunos de los beneficios que nos aporta la sal:

El sodio es fundamental para los impulsos nerviosos y para mantener el equilibrio ácido-base.
Ayuda a la digestión. El cloro es importante para generar ácido clorhídrico en el estómago.
Estimula la función renal y con un uso apropiado promueve la absorción de calcio y la utilización de nutrientes en general.
Alcaliniza la sangre, un factor muy importante para el mantenimiento de la salud y para la prevención de enfermedades.
Como podemos ver, son muchos los beneficios que podemos obtener si consumimos sal a diario, pero insisto, teniendo muy en cuenta la calidad y la cantidad.

Un pellizco……es un pellizco.

Joana Palmero
Fuente: http://www.esmacrobiotica.com/una-pizca-de-sal/#sthash.fTmAerzp.dpuf

¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone