vadesalurna

La empresa española Limbo, con sede en Alcoy (Alicante), ha puesto en marcha un proyecto pionero de urnas cinerarias ecológicas y respetuosas con el medio ambiente, realizadas con sal, arena del mar, minerables o fibras vegetales.

La empresa se ha propuesto de este modo cambiar la imagen actual del mundo funerario, con la introducción de conceptos como el respeto al medio ambiente y los productos biodegradables en el mercado europeo.

Con este propósito, Limbo ha participado en Tanexpo, la Exposición Internacional de Arte Funerario celebrada en la ciudad italiana de Bolonia.

“Para nosotros ha supuesto la oportunidad de dar a conocer principalmente nuestro proyecto pionero de urnas ecológicas y respetuosas con el medio ambiente, en un mercado difícil en el que todavía se sigue manteniendo en grandes proporciones el enterramiento tradicional frente a las incineraciones”, según explica un responsable de Limbo, Jordi Requena.

La experiencia en Tanexpo ha resultado “positiva”, con unos productos “cuanto menos curiosos e innovadores que ya están en marcha en España y que esta empresa española se encarga de comercializar de forma pionera a nivel internacional.

“Nos hemos encontrado ante la necesidad de trabajar en una visión más acorde con nuestro modo de vivir actual, por lo que nuestra misión es servir de nexo de unión entre la innovación y las necesidades del mercado funerario”, comenta Requena.

De este modo, entre los productos que mejor acogida han tenido en Tanexpo ha destacado la urna de sal, conocida como ‘Nu’ y pensada para deshacerse en el mar sin perjuicio alguno para la naturaleza. Así mismo, la compañía ha ideado otros modelos realizados con arena de mar, adornados con flores de lavanda y cenefa de terra sigilatta, bautizados como ‘Samsara’.

Para los que deseen enterrar las cenizas en el monte o en el jardín de su casa existen otras posibilidades totalmente biodegradables, como las urnas ‘Geos’ elaboradas con sustrato de orígenes orgánico, mineral y aglutinantes vegetales, que permiten además sustituir la tapa de cierre por un pequeño árbol con el que perpetuar la memoria del ser querido.

“Además, por criterios éticos y de respeto a los animales, todas estas urnas, son fabricadas sólo con sustancias minerales y aglutinantes vegetales, desechando en todo momento las de origen animal”, indica Jordi Requena.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/06/alicante/1273163719.html

¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone