vadesal salesMarina, gema o vegetal. Fina o gorda. Ahumada. Es escamas y en cristales.

Hasta de colores: rosada la del Himalaya, azul la de Irán, roja la de Hawai, negra la de la India… ¿Cuántos tipos de sal conoces?

Adentrarnos en el mundo de la sal. Nunca lo hubiéramos pensado. Pero lo cierto es que una vez que uno empieza a investigar un poquito resulta ser un mundo fascinante y muy atractivo (igual que nos pasa con el aceite, el té, el café…).

Tradicionalmente usada como condimento para realzar el sabor de los platos y como conservante en salazones y encurtidos, lo cierto es que no recibe mucha más atención por la mayoría de los mortales.

A pesar de ello, cada vez es más frecuente encontrar en grandes superficies y tiendas especializadas diferentes propuestas de sal en formas, texturas y sabores.

Incluso existe la figura del selmelier, que es a la sal lo que el sommelier al vino: un profesional que asiste a cocineros y clientes de un restaurante en lo relativo al tipo de sal, la cantidad, el cómo y el cuándo debe ser aplicada a los alimentos y preparaciones culinarias.

Reconocemos que no hemos tenido la suerte de coincidir con ninguno…

PELLIZCOS DE SABOR

A través de Especias del Sol sí hemos podido descubrir un universo que nos ha permitido viajar de la mano de sus sales, desde la finura de la flor de sal producida en las mismas salinas de Cádiz y Huelva hasta las exóticas sales del resto del mundo.

Flor de sal

Con boletus. Ideal para pasta, risotto y carne.
Con limón y lavanda. Ideal para pescados, carne de cordero, cerdo y ensaladas.
Mediterránea. Flor de sal, romero, tomillo y hierba limón. Ideal para ensaladas, quesos frescos, pasta, carne y pescado.
Con naranja y pimienta rosa. Ideal para mariscos y carnes blancas como pollo o pavo.

SAL EN ESCAMAS

Con aceitunas. Sal en escamas y aceitunas negras. Ideal para ensaladas, queso fresco y pasta.
Ahumada. Ideal para pescado.
Con chilli. Perfecta para dar un toque picante a cualquier plato.
Diabla. Sal en escamas, pimienta negra, pimienta verde, pimienta rosa, pimienta de Jamaica y pimienta blanca. Ideal para arroz, vegetales y pasta.
Negra. Con carbón alimentario. Ideal para cualquier tipo de plato y decoración.
Oriental. Con cúrcuma, cardamomo, nuez moscada, comino, canela, clavo, anís, pimienta de Sichuán y cayena. Ideal para arroz, pollo y pasta.
Con pimentón. Ideal para pulpo, queso fresco y vegetales al vapor.

SALES DEL MUNDO

Himalaya. Extraída a mano de las montañas del Himalaya. Conserva su color y forma natural y es una de las sales más puras porque no tiene tratamiento químico.
Azul de Persia. Se recoge en una mina de montaña en Irán y posee unos cristales azules que se han formado por fosilización natural debido a las condiciones específicas de este lugar único. Es perfecta para utilizar con carnes blancas (aves).
Roja de Hawai. De intenso sabor y alto contenido en hierro. Ideal para carnes a la barbacoa y a la parrilla.
Dulce de Utah. Procedente de las minas de en Estados Unidos. Tiene un regusto dulce y es ideal para sandwiches, sopas, salsas y condimentos.
Sal del desierto del Kalahari. Extraída de un lago salado subterráneo y secada bajo el sol del desierto. Es una sal orgánica con una gran pureza. Ideal para ensalzar el sabor de cualquier plato.
Gris de Guerande con algas. Considerada una sal integral por su bajo contenido en sodio; las algas le confieren grandes propiedades nutritivas. Indicadas para cualquier tipo de plato, especialmente de cocina japonesa.

Y tú, ¿con qué tipo de sal acompañas tus recetas?

Fuente: http://www.elmundoabocados.com/el-apasionante-mundo-de-la-sal/