El mar Muerto está flanqueado al este por montañas y al oeste por las colinas de Jerusalén que le otorgan una belleza casi de otro mundo.

Aunque la zona no está muy poblada y se mantiene en relativa calma, se cree que fue cuna de cinco ciudades bíblicas: Sodoma, Gomorra, Adama, Seboim y Segor.