En el corazón de la isla más grande del Mediterráneo, la Sicilia, tierra volcánica, rica en minerales, se encuentran algunas de las minas de sal más grandes en Europa.

Entre kilómetros de túneles y grandes excavadoras, en un mundo misterioso que se balancea entre la oscuridad y el blanco de la sal.

Cada día miles de toneladas de sal de las canteras de Realmonte, Petralia y Racalmuto salen del puerto de Porto Empedocle directo al norte de Italia y el norte de Europa, donde se utiliza para la alimentación, la industria química y de la seguridad vial durante el invierno.

Fuente:http://www.behance.net/gallery/Italy-The-white-gold-of-Sicily/3102435