vadesal

La sal es un elemento básico en la naturaleza, esencial en la cocina y muy importante para la humanidad.

Como curiosidad, podemos mencionar que es el condimento que más veces se nombra en la Biblia es ésta. Pero la sal también es fuente de muchas supersticiones.

En algunas partes del mundo se considera símbolo de buena suerte. En la tradición china, es el mejor elemento para ahuyentar a los fantasmas y en algunos países orientales es símbolo de hospitalidad y se usa como regalo para expresar amistad.

También hay creencias que dicen que nunca debe faltar la sal en la casa, porque “mientras haya sal, el dinero no falta”.

Posiblemente esta creencia radica en la costumbre romana de pagar a los funcionarios públicos y legionarios con sal. Este pago recibía el nombre de salarium, de donde proviene la actual palabra ‘salario’.

Otra superstición vinculada a la anterior es aquella de que lo primero que debe entrar en una casa nueva o en un negocio, es sal, para así asegurar la prosperidad.

Pero por otro lado hay muchas leyendas y mitos bastante negativos en torno a la sal. Por ejemplo, derramarla, regalarla, o pasarla de mano a mano en la mesa mientras se come, dicen que da mala suerte.

Incluso, hay un refrán que dice “Si se vierte en vino, es buen sino; derramar la sal, es mala señal”, para invocar aún más el carácter catastrófico del derramamiento de este ingrediente.

Sin ir más lejos, en el acervo venezolano existe la expresión “estar salado”, que significa tener mala suerte.

Pero más allá de supersticiones, conjeturas y mitos, nunca se ha demostrado que la sal, derramarla o cualquier otra cosa, dé, efectivamente, mala suerte.

Fuente: http://cocinayvino.net/gastronomia/especiales/3004-la-sal-fuente-de-supersticiones.html