sal leyendas salarLeyendas e historias:

Cuentan…

Dice la leyenda, que el desierto de sal es el resultado de las lágrimas y del llanto de Tunupa, una bellísima mujer indígena a quien le roban su hija por celos y envidia, ya que ella prometía ser la heredera de todos los beneficios a causa de su belleza. El salar es el resultado del llanto y de la leche de Tunupa derramadas, que como castigo los dioses convirtieron en un enorme desierto de sal, cubriendo así las fértiles tierras de cultivo y convirtiendo a la hermosa indígena en un volcán, Tunupa, que preside el lugar con una altura de más de 5000 metros.

Platón y la Atlántida perdida…

Basándose en los relatos de Platón acerca de la Atlántida, algunas exploraciones de geógrafos y cartógrafos tienen como hipótesis que el altiplano habría estado rodeado de mar en la época de la Atlántida. Para ello, presentan muchas evidencias encontradas en Los Andes tales como formaciones mineralógicas de la región, comparaciones con otras civilizaciones, descripciones y características de los pisos ecológicos, trazos de civilizaciones milenarias hoy desaparecidas, y juntas permiten brindar una carga enigmática al salar y al entorno aun por resolver.

sal leyendas salarDesde el espacio exterior…

Neil Armstrong, el primer hombre quien habría pisado la luna, no pudo ignorar la magnificencia de este espacio que brilla excepcionalmente desde el espacio. Durante la exploración de Apolo XI, el Salar de Uyuni era su punto de referencia, no sólo porque al parecer se lo percibe con claridad desde el espacio por su único brillo, sino sobre todo porque es el último punto visible de nuestra geografía planetaria.

Magnificencia, sencillez, magia…

En este particular ecosistema, los cactus gigantes, la paja brava y los campos de quinua y papa son la flora que predomina, pero conviven en ella flamencos andinos que esbeltos admiran con fineza y en silencio. Llamas y vicuñas se asoman curiosas a esta inmensa salmuera para también contemplar el escenario con zorros andinos, suris y cóndores.

La Sal y las caravanas de llamas en Lípez…

Las llamas de los Lípez a lo largo de la historia desempeñaron una función económica fundamental en el transporte e intercambio de productos no locales con la sal. Las caravanas de llamas recorrían desde las comunidades de los Lípez ubicadas a 4.500 m.s.n.m. hasta los valles a 2.600 m.s.n.m. y a la costa del Pacífico al nivel del mar, permitiendo la persistencia de las comunidades de los Lípez. Ellas suelen recorrer 20 kilómetros en trayectos de entre seis y ocho horas, llevando cada llama una carga de entre 30 y 50 kilos, los viajes duran entre dos hasta seis meses, y las tropas comprenden entre 100 hasta 600 llamas.

Fuente: http://www.delsalar.com/leyendas_del_salar_de_uyuni.html

¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone