vadesal sal epsomSales de Epson. El cuidado y la depuración de la vesícula biliar son fundamentales

Para evitar la acumulación de sustancias de desecho que puedan dificultar su funcionamiento y derivar en la aparición de sedimentos las sales de epsom son muy útiles.

La vesícula biliar es un pequeño órgano ubicado justo debajo del hígado responsable de almacenar el jugo biliar y hacer la digestión de las grasas. Cuando se ingieren comidas con altos niveles de grasa, la bilis se libera en el intestino y ayuda a descomponerla.

Como ocurre con el hígado, la vesícula también tiende a sobrecargarse en tareas debido al exceso de toxinas que día a día se acumulan en el cuerpo.

Como consecuencia, se pueden formar los conocidos cálculos biliares y otros problemas hepáticos que desmejoran la salud.

Teniendo en cuenta el papel tan esencial que desempeña en el organismo, desde hace algún tiempo se viene promoviendo su limpieza mediante la adopción de un estilo de vida más saludable.

Además, se pueden consumir algunos remedios depurativos para facilitar la eliminación de todos esos desechos que impiden su adecuado funcionamiento.

¿Cómo saber si la vesícula biliar necesita limpiarse?

Existen algunas señales que pueden indicar que la vesícula necesita un apoyo para depurarse. Es muy importante tenerlas en cuenta, ya que son una forma de prevenir el desarrollo de patologías más graves.

Dificultad para digerir alimentos como:

  • Los lácteos
  • El café
  • El huevo
  • Las carnes rojas
  • Pescados grasos
  • Fritos en general

Tener recurrencia en trastornos estomacales como:

  • Inflamación
  • Gases o flatulencias
  • Eructos
  • Reflujo gástrico
  • Diarrea o estreñimiento
  • Náuseas y vómitos

Curar la vesícula biliar y el hígado con sales de Epsom

La cura con sales de Epsom para la vesícula consiste en un sistema de limpieza profundo, cuyo principal objeto es eliminar el exceso de aquellas sustancias que pueden afectar su funcionamiento y provocar la formación de arenilla o piedras.

Está diseñada para llevarse a cabo una vez cada seis meses pero, antes de empezar, siempre resulta conveniente consultar al médico. Si no existe problema alguno, entonces se puede proceder a aplicarla.

Ingredientes:

  • 6 litros de zumo de manzana orgánica
  • 4 cucharadas soperas de sales de Epsom disueltas en tres vasos de agua
  • ½ vaso de aceite de oliva
  • ⅔ de vaso de zumo de pomelo

Preparación para la limpieza

Como método de preparación para lo que será como tal la limpieza, se han de tomar los seis litros de zumo de manzana orgánica distribuidos en seis días, es decir, cada día se tomará un litro.

Durante este tiempo no se aconseja tomar bebidas frías y se deben suprimir los alimentos de origen animal como los lácteos y los fritos.

Es más conveniente que el inicio y la etapa final de la desintoxicación se dé un fin de semana, ya que de este modo se podrá realizar la cura tranquilamente.

Después del sexto día

Se empieza con un desayuno ligero, basado en frutas, verduras y cereales, y sin ningún tipo de grasa o azúcar. A la hora del almuerzo de comen verduras al vapor con arroz blanco y nada de proteínas.

A partir de entonces iniciará la desintoxicación, por lo que no se debe ingerir ningún otro alimento o bebida (excepto agua).

  • 6 de la tarde: Preparar una mezcla de cuatro cucharadas de sales de Epsom en tres vasos de agua. Estos se dividirán para cuatro tomas, de ¾ cada una. Empezar a esta hora la primera toma.
  • 8 de la noche: Ingerir otra toma de sales de Epsom.
  • 9 .45 de la noche: Mezclar ¾ de vaso de jugo de pomelo y ½ vaso de aceite de oliva.
  • 10 de la noche: Beber la mezcla anterior y, de manera opcional, tomar un poco de miel para absorberla mejor.

Durante el transcurso de la noche o a primera hora de la mañana se puede sentir un leve mareo debido a la desintoxicación.

Al día siguiente

  • 6 de la mañana: Beber el tercer vaso de sales de Epsom, y luego, seguir descansando o realizar una rutina de relajamiento.
  • 8 de la mañana: Tomar la última dosis de sales de Epsom.
  • 10 de la mañana: Tomar un vaso de jugo fresco y, media hora más tarde, dos frutas secas.

Tras finalizar el proceso de limpieza se pueden empezar a ingerir alimentos sólidos, pero en pequeñas porciones y de fácil digestión.

Contraindicaciones:

  • Las sales de Epsom pueden provocar deshidratación y desequilibrio electrolítico. Para prevenir esto se aconseja incrementar el consumo de agua durante las tomas.
  • En dosis muy altas esta sustancia puede provocar una peligrosa intoxicación por magnesio.
  • Está contraindicada para las mujeres embarazadas.
  • En caso de tomar medicamentos se debe consultar al médico para saber si podría haber alguna interacción peligrosa.

Fuente: https://mejorconsalud.com/como-limpiar-la-vesicula-biliar-con-sales-de-epsom/

¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone