Close up of spa salts

Limpieza de intestinos con sal inglesa

El sulfato de magnesio es la clásica “sal inglesa”, de afamado efecto purgante. Si bien hay varias recomendaciones, hay una técnica de limpieza de intestinos, que algunos definen como una verdadera “enema oral”. Consiste en beber durante tres semanas en ayunas, una cucharadita diaria de sulfato de magnesio, diluida en un vaso de agua tibia.

Hay quienes utilizan para este fin otras sales magnesianas, como el citrato de magnesio, de sabor menos amargo.

Esta técnica sirve para limpiar desechos y parásitos alojados en las paredes de ambos intestinos. Puede generar gases o calambres, natural efecto del proceso de remoción de la toxemia acumulada.

Muchas personas también encuentran ayuda a la función intestinal con el consumo del cloruro de magnesio, que además de moderar los desórdenes digestivos e intestinales y tener efecto laxante, aporta otros beneficios: nutre, disminuye el agotamiento intelectual, elastiza las arterias, cura la artrosis, elimina la atrofia muscular, remedia el desequilibrio mineral, alivia la fatiga, previene problemas de próstata y tonifica.

Si bien el tema se desarrolla en una monografía específicas, citamos aquí sus indicaciones de consumo.

Se diluyen 50 gramos de cristales en un litro y medio de agua, bebiéndose una copita del licor al día. Aunque resulta inocuo -y hoy día hasta necesario por la generalizada carencia de magnesio- se sugieren períodos alternos en su consumo, a fin de evitar posibles excesos.

Fuente: http://es.fitness.com/forum/threads/