vadesalCuando nos suceda esto, pelar una patata y añadírsela al guiso. 

Ésta, absorberá la sal excesiva o el gusto a quemado, después se retira y listo.
Pero ¡cuidado!, del mismo modo que la patata absorberá los sabores no deseados solucionándonos una emergencia, si unas patatas guisadas se queman un poco, será imposible quitarles el mal sabor.

Esto mismo puede hacerse con un aceite demasiado fuerte por sucesivas frituras, echando una patata en él antes de volver a utilizarlo.

Fuente: http://losfogonesdechus.blogspot.com.es/search/label/TRUCOS%20Y%20CONSEJOS