255Vadesalsaldelhimalayacon

Siempre que utilizo un producto interesante para una receta suelo hablaros del mismo, para que sepáis un poco más de él: sus características, donde comprarlo, que marca lo produce…

SAL CON TRUFA

Suele darse la casualidad que muchos de estos productos son sales, mineral que me apasiona, hoy os presento la Sal del Himalaya de Perelada Gourmet con aroma a trufa blanca.

Los más de 84 elementos distintos que la componen, entre los que destacan el magnesio, el calcio, el potasio, el cromo y el hierro, le aportan su atractivo color rosáceo, así como múltiples y sutiles matices organolépticos de gran elegancia.

A diferencia de la sal Maldon, la sal rosa del Himalaya sirve tanto para cocinar como para sazonar, y ya se ha consolidado como condimento de éxito en mercados como Estados Unidos, Japón, China, Alemania…

Procedente de Pakistán, la sal rosa del Himalaya ha estado sometida a lo largo del tiempo (nada más y nada menos que 200 millones de años) a enormes presiones: el peso de la cordillera más grande del mundo ha hecho de ella una sal cristalizada de textura crujiente.

La sal rosa del Himalaya es más saludable que la sal de mesa común y contribuye a la prevención de enfermedades como la artrosis, el asma, la osteoporosis, etc.

De la misma manera que hace poco os recomendé unas escamas de sal balsámica, hoy el aroma es a tartufo bianco, como dirían en Italia, país donde se consume mucho este tubérculo, en especial en las épocas otoñales, os servirá para aromatizar todo tipo de platos.

Desde el que os sugerí ayer los Huevos revueltos con espárragos trigueros y setas al aroma de trufa blanca, hasta scaloppine a los quesos, lasañas, otro tipo de pasta… como siempre os digo,

¡la imaginación al poder!

P.D. En la página web del Castillo de Perelada he encontrado, además de sus recoocidos vinos y cavas, aliños como sales, aceites y vinagres.

Lo que más me ha llamado la atención es una nueva sal que tendré que probar, Sal con fitoplancton, que son microalgas que transportan nutrientes a los organismos que los precisan.

Está formado por aminoácidos, proteínas, ácidos grasos, omega 3, 6 y 12, vitaminas y un gran número de minerales.

Es bueno para evitar el colesterol, así como un gran refuerzo vitamínico y energético, entre otras muchas propiedades. Si ya la habéis probado, espero vuestros comentarios al respecto.

Alexandra Vidal

Fuente: http://cocinayrecetas.hola.com/buenanfitrion/20130730/sal-del-himalaya-con-trufa-blanca/