sal hogar vadesalUsar la sal para el mantenimiento del hogar

Ponerle sal a la vida es una expresión muy común, sobre todo cuando no hacemos referencia a las comidas precisamente… Desde luego, hoy es lo último de lo que vamos a hablar, porque la sal puede hacer por tu hogar más de lo que crees.

Lo que debes saber…

Flores: la sal puede ayudarnos a mantener las flores naturales en perfecto estado durante más tiempo.

Heladas: evitaremos resbalones en la puerta de casa si echamos un poco de sal, e incluso la ropa tendida en el exterior no se congelará si usamos sal en su lavado.

Hormigas: la sal consigue repeler la aparición de hormigas en casa durante el verano.

Se acabó eso de pedirle sal al vecino para terminar de preparar una receta, ahora es el momento de pedírsela para mantener frescas las flores o para secar la ropa en invierno, ¿cómo? Muy sencillo, hoy te lo explicamos.

Usos de la sal dentro y fuera de casa

La sal, además, de aportar mucho más sabor a nuestros platos, cuenta con propiedades que preservan los alimentos, pero también nos ayuda a mantener nuestra casa en perfectas condiciones, si sabemos cómo utilizarla.

Por ejemplo, podemos usar la sal para mantener bonitas las flores naturales durante más tiempo. Con una pizca de cloruro de sodio en el agua del jarrón, las flores aguantarán mucho más.

También podemos usar la sal para el jardín, es la mejor forma de que esas feas hierbas que salen entre las grietas no aparezcan. Un poco de sal y ¡listo!

Si además somos un desastre en la cocina y de pronto en la sartén salen pequeñas llamas, unas pizcas de sal y acabaremos con ellas.

Los mil y un usos de la sal

Si vivimos en un chalé y cuando hiela patinamos en la entrada, solo habrá que echar un poco de sal en la nieve o el hielo y evitaremos daños mayores.

En los meses de invierno, si tendemos la ropa en el exterior se nos puede congelar, por eso, si añadimos un puñado de sal en el último enjuague de la lavadora, nuestra ropa no se estropeará con las bajas temperaturas.

En verano podemos tener otro problema, que es el de las hormigas. Suelen aparecer a menudo en casa y la mejor forma de hacer que se den la vuelta es echando sal bajo las puertas y ventanas, y en las zonas donde las hayamos visto.

Si además tenemos problemas de humedad o malos olores en el calzado, rociando sal en el interior acabaremos con ellos.

Adiós a la humedad en casa y en la ropa

Pero también nos sirve para eliminar la humedad de algunas zonas de nuestra casa.

Por ejemplo ahora:

Después de todo el invierno, son muchos los que aprovechan para volver a sus casas de la playa. ¡Sorpresa! Hay una humedad. Pues bien, si se trata de una zona pequeña o simplemente notamos que hay un exceso de humedad en el ambiente. Podemos utilizar un remedio casero con sal.

Tan sencillo como llenar un recipiente plano con un kilo de sal gruesa y situarlo en la estancia en la que queremos eliminar humedad. Al cabo de 48 horas notaremos que la estancia está menos húmeda.

Podremos repetir este procedimiento todas las veces que consideremos necesario siempre. Por lo tanto,  cuando cambiemos la sal cuando la veamos muy mojada o muy ennegrecida.

Precisamente por esta propiedad de absorción de la sal, podemos también eliminar manchas de moho de la ropa.

Estas manchas, aunque no suelen ser muy comunes, sí que es importante combatirlas cuando las veamos aparecer. Ya que pueden ocasionarnos problemas de salud. Pues aquí nuestra amiga la sal también nos puede echar una mano.

¿Cómo?

Creando una pasta a base de jugo de limón y sal. y aplicándola sobre la zona. Dejaremos que actúe hasta que se seque y luego lavaremos la prenda como de costumbre. ¡Ojo! Este truco es válido si se trata de pequeñas manchas y no deberemos utilizarlo en prendas delicadas.

Con la sal tenemos un sinfín de posibilidades, además de darle sabor a nuestras comidas.

Covadonga Carrasco

Fuente: https://www.hogar.mapfre.es/

¡Si te gusta Compártelo! Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone