127 sal rosada del Himalaya 24-10-13

La sal del Himalaya, es la sal más pura del planeta y se ha formado gracias a depósitos marinos de una antiguedad de más 150 millones de años.

La sal del Himalaya es una sal de mina y se puede emplear disuelta en agua como una elaboración casera de agua mineral (salmuera), puede emplearse en la cocina como ‘sal de mesa’ y a veces suele emplearse como sal kosher o para hacer baños de inmersión purificadores.

Su sabor es suave y su color rosado-anaranjado pero se la conoce como “oro blanco” porque contiene eones de luz almacenados en ella, y junto con el agua pura de manantial.

Los cristales de esta sal ofrecen todos los elementos naturales que encontramos en el cuerpo humano; los mismos elementos que originalmente se encontraron en el “mar primitivo”.

Nuestra sal rosada proviene de Nepal, no de Pakistán ni de la Coordillera andina como en algunos casos sucede.

Al contener los 84 elementos que se encuentran en nuestro cuerpo, los beneficios que se le atribuyen incluyen entre muchas otras:

Regular el contenido de agua del cuerpo.

Equilibrar el exceso de acidez de las células, particularmente las células del cerebro

Ayudar en la reducción de los signos comunes del envejecimiento

Promover el aumento de las capacidades de absorción de los alimentos dentro de los elementos del tracto intestinal

Ayudar a limpiar las obstrucciones en los pulmones en pacientes que sufren de asma o fibrosis quística.
Prevenir y reducir calambres musculares y varices en las piernas

Aumentar la resistencia ósea

Regular el sueño y promueve patrones de sueño saludables

Equilibrar los niveles de azúcar en sangre y ayudar a reducir la tasa de envejecimiento.

Contribuir a la generación de energía hidroeléctrica en las células del cuerpo.

Para preparar la salmuera (solución salina) se colocan 100 gr. de la sal en un litro de agua potable, se dejan reposar por 24 h. en un sitio fresco.

Se cuelan los cristales que restaron y se conserva en un frasco de vidrio, no debe revolverse con utensilios metálicos, se consume no más de tres cucharadits de té diarias.

De hecho es preferible comenzar primero por una cucharadita, observar su tolerancia e ir aumentando la cantidad paulatinamente.

Nota: la información es únicamente informativa y no pretende en ningún caso ser un medicamento.

Publicado por Midori Gourmet

Fuente: http://midorigourmet.blogspot.com.es/2012/05/sal-rosada-del-himalaya.html

Producto disponible en Amazon.es